Protegió gobierno de Cristina Torres a ecocidas en Puerto Aventuras

Con información: De Luna Noticias

#PlayadelCarmen

Lo que inició como una denuncia de despojo por parte del bioparque Luum Balam en Puerto Aventuras, documentada en septiembre pasado, en donde personas con maquinaria pesada devastaron un aproximado de mil metros de vegetación en la que había especies protegidas como Palma Chit y diversos árboles nativos para construir un camino, se ha convertido hoy en una clausura ya que fue colocada una cinta de acordonamiento para suspender inmediatamente las actividades en este lugar por una orden directa del Instituto Nacional de Antropología e Historia (Inah) con el objetivo de proteger los vestigios arqueológicos que se encuentran en esa zona, aunado a una denuncia ante la Profepa por parte de la dirección de medio ambiente de Solidaridad por la devastación de vegetación protegida que realizaron estas personas en el kilómetro 263 de la carretera federal 307.

Este despojo que sufrió el bioparque Luum Balam fue tratado de ocultar por parte de las autoridades municipales en su momento, ya que por un lado la directora de medio ambiente de la administración cristinista, Orquídea Trejo señaló que sí contaban con los permisos para hacer el camino mencionado, situación negada por la dirección general de desarrollo urbano quienes trajeron al representante legal de este bioparque en vueltas interminables entre dependencias y nadie le quiso resolver o dar claridad con este asunto por lo cual tuvo que interponer una denuncia en la Fiscalía General del Estado por el delito de despojo en contra de quienes resultaran responsables.

Mediante el oficio DIRQR/401.3S.17-2018/909, el Inah solicitó a la dirección general de desarrollo urbano municipal la suspensión inmediata de los trabajos de desmonte para proteger el sitio arqueológico denominado Punta Chile (registrado con la clave F16C7923004 en el registro público de monumentos y zonas arqueológicas e históricos) hasta que cuenten con el permiso para realizarlo, razón por la cual fue colocada cinta de acordonamiento en el área.

Durante este despojo y desmonte, fueron dañadas dos pequeñas estructuras que forman parte del patrimonio nacional por lo cual el INAH ya ha interpuesto la denuncia correspondiente.

Paralelo a esta acción federal, la dirección de medio ambiente municipal interpuso una denuncia ante la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente por la devastación de alrededor de mil metros y se espera que la autoridad investigue a los responsables de estos delitos ambientales para deslindar responsabilidades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *